Hoy en este nuevo post voy a aclarar una duda con la que nos encontramos muchas veces, ¿Son lo mismo anorgasmia y frigidez?

Hay numerosos estudios acerca de este tema, ya que son términos que muchas veces están mal utilizados. Para intentar esclarecer algunas dudas voy a hablaros de cada uno de los términos y de sus características para que veáis que, aunque a veces pueden confundirse o ir de la mano, son dos disfunciones distintas.

Recientemente se abrió un debate entre varias personas que conozco acerca de este tema y me di cuenta de que no es tan fácil de distinguir.

La anorgasmia es la ausencia de orgasmo en las relaciones. Esto no significa que esa mujer no tenga ningún tipo de sensibilidad, la mujer puede disfrutar de sus relaciones pero nunca llega a su momento de clímax. Hay muchos factores que la provocan: sociales, psicológicos, ingesta de algunos medicamentos, ingesta de drogas y alcohol, etapas del desarrollo hormonal, etc.

Por ello hay que acudir a un especialista que determine sus causas y aplique el tratamiento más adecuado de una forma personalizada.

Se la da tanta importancia al orgasmo que las mujeres que nunca lo han tenido se sienten rechazadas por la sociedad, de tal modo que ocultan su problema y no lo comparten ni en su círculo más cercano, incluso ni con su pareja. La preocupación y la falta de confianza hace mella en la relación, se intenta ocultar el problema fingiendo los orgasmos y se acostumbran a vivir con ello por vergüenza o desconocimiento de que, si se trata, la anorgasmia tiene solución.

La frigidez es la falta de deseo sexual, es un término negativo y que va directamente ligado a la mujer. La profesora Leyva, especialista en Sexología Clínica indicaba que “frígida quiere decir fría, helada, y estas mujeres saben dar afecto y disfrutar otras vivencias que no tienen relación con el sexo”, por lo que su definición no es la más adecuada.

Los factores que la provocan pueden ser físicos o psíquicos, siendo estos últimos los más habituales. Los físicos podrían derivarse de algún tipo de lesión en el sistema nervioso, desórdenes en el sistema endocrino, anemia, etc. Los psíquicos normalmente provienen de una mala estimulación sexual, estrés, discusiones o problemas de comunicación en la pareja, depresiones, traumas, etc. En este caso, como en el de la anorgasmia es necesario visitar a un profesional lo antes posible para que detecte el problema y el origen de éste. En El Paraíso Secreto realizamos una terapia específica para la anorgasmia que obtiene un porcentaje de efectividad muy elevado.

Este término se usa con connotación negativa en la mayoría de los círculos machistas, y por ello se sustituye por anafrodisia en el diagnóstico profesional.